Portugal, en el punto de mira de las inversiones inmobiliarias

Portugal se ha convertido en un punto de mira para las inversiones inmobiliarias. Gracias a los bajos intereses y a las políticas de exención del gobierno dirigidas a los jubilados extranjeros el mercado de compraventa de inmuebles se está volviendo a agitar.

Tras cuatro largos años de crisis profunda el mercado se recupera positivamente. Del 2008 al 2013 el precio de la vivienda en Portugal disminuyó hasta el 30% pero entre 2014 y 2017 se ha recuperado el 20% de las compras, según Pascal Gonçalves presidente de Libertas.

La pasada crisis ha provocado que recientemente se realicen multitud de subastas públicas provenientes de expropiaciones por deudas impagadas. Estas subastas están abiertas también a pujadores extranjeros.

Los chinos ya llevan fijándose en Portugal desde 2013 pero recientemente muchos países se han fijado en el sector inmobiliario de Portugal.

 

Portugal, un lugar para retirarse

Gracias a la política de Portugal de no cobrar impuestos sobre las pensiones y los ahorros de los extranjeros jubilados durante 10 años retirarse en Portugal es una opción tentadora. Para ello solo es necesario pedir un visado de residente no habitual y pasar más de la mitad del año viviendo en el país. Esta ventaja hace que las peticiones para acogerse a esta figura fiscal se hayan disparado.

Los alemanes, los franceses y los nórdicos son los que más compran inmuebles bajo estas condiciones. Es posible debamos mirar a nuestro país vecino para disfrutar de un retiro de ensueño.

 

Lisboa, una capital desmarcada

La capital de Portugal se alza por encima de todas las ciudades del país. En 2016, en Lisboa, se vendieron un 30% más de viviendas y aumentando el precio del mercado inmobiliario un 14%.

Catarina García, consultora de Remax Collection, puntualiza que los precios en el centro de Lisboa están muy altos, motivo por el cual los nuevos inversores no obtendrán rendimientos de manera inmediata.

Los precios de Lisboa están alcanzando topes inesperados por los habitantes de toda la vida. Según el portal inmobiliario Idealista en Mouraria, un barrio tradicional, seguro y frecuentado, el metro cuadrado sale a unos 4.400 euros. El precio es similar al valor actual del metro cuadrado del barrio de Ciutat Vella de Barcelona.

El ayuntamiento de Lisboa teme que suceda lo mismo que está ocurriendo en el centro de la ciudad condal y en el centro de Londres. Por ese motivo está promoviendo residencias de alquiler y de compra social.

El estallido inmobiliario de Lisboa viene dado por el sucesivo aumento turístico de la zona.

Pese a la situación del mercado inmobiliario en Lisboa, el clima, la calidad de vida, los bajos intereses y la especial fiscalización hacia jubilados hacen de Portugal un lugar ideal para invertir.